Categorías
Intereses

Escépticos en el pub: Si escuece, cura

Hacía varios años que no acudía a una de estas charlas. Ayer fui a una en compañía de Ángel.

Si escuece, cura: malas prácticas de salud al descubierto.

Pero en esta ocasión estreno pertenencia o membrecía a la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC) -después de no decidirme durante varios años- y he creído que retomar estas actividades sería hacerlo con buen pie.

Y a pesar de que el local no es lo más adecuado (empiezo a creer de verdad que no hay un pub que realmente se adapte a un auditorio, que las columnas están y estarán y que el propio espacio seguirá siendo más adecuado a confidencias entre copas que a escuchar narraciones) la charla de ayer volvió a merecer la pena.

Portada

Esther Samper tiene un ritmo curioso para exponer sus ideas. Necesita un calentamiento previo, como si no se sintiese muy segura de si lo que dice es lo adecuado a la audiencia de ese momento, pero al rato va sobrada de argumentos e ideas y te engancha a la historia. Se basa en su libro Si escuece, cura en la que desmitifica medio centenar de mitos relacionados con la salud y la medicina. Yo lo tengo como autoregalo de navidad y lo llevé para que me lo firmase.

Al final de la exposición hubo un turno de preguntas sobre los diez minutos que expuso y hay un par de cuestiones que me llamaron la atención: la primera es una pregunta que hizo un chaval que asistía sobre si los virus estaban vivos o muertos o qué. Muy ocurrente, me ha recordado el debate y que tengo algún libro por aquí que habla de ello (me lo apunto).

La segunda la hizo -creo- alguien de la asociación y comentaba que era curioso que de los diez mitos, nueve estuviesen basados en problemas reales y soluciones erróneas, mientras que el décimo era sobre un problema irreal con una solución, también, errónea y cara.

Se refería a las curas detox que efectivamente funcionan estupendamente desde hace tiempo (más o menos en el nacimiento) mientras tengas un hígado y unos riñones en condiciones. Que para qué más e, incluso, que eso de tomar a lo tonto cantidades ingentes de plantas y otros puede conseguir el efecto contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *