… en lo que escribo aquí.

Esta mañana he estado revisando algunas entradas antiguas. El servidor estaba funcionando a medias desde que el domingo la empresa que lo aloja, Digital Ocean, tuvo un problema en uno de los centros de datos en Francia.

Nota: en el mensaje de resolución del problema la empresa Digital Ocean menciona algo llamado Ceph cluster que no conocía de nada, que ha sido el causante del fallo, y que me ha llevado a aprender algo nuevo. La entrada de la wikipedia lo explica bastante bien.

Acababa de asegurarme de que todo estaba en orden cuando me ha dado por mirar las estadísticas de acceso a los blog. Y, bueno, ha sido una sorpresa porque ayer mismo hubo cinco visitas que totalizaron casi doscientas páginas vistas. No había visto nada así en muchísimo tiempo y he supuesto que habría sido una amiga que me dijo, hace poco, que había estado revisando este sitio.

Y no sé muy bien por qué, pero he estado mirando entradas antiguas así sin rumbo;  de hace cuatro, seis y ocho años y me he dado cuenta de que ese tono jocoso y desenfadado que usaba ya no lo encuentro.

Me he preguntado por qué y creo que es porque ahora no estoy seguro del terreno que piso. A veces me siento descolocado porque veo que construyo sobre plano y no edifico casi nada.

Así que voy a ver si espabilo y vuelvo a mirar con seguridad y algo de descaro. Que creo que me lo he ganado.