Teatro: La culpa

Una estupenda historia narrada en cuatro patadas, sin cambios de escena (virtuales diría yo, pero tengo que preguntárselo a mi profesora)., con una interpretación soberbia. De esas en las que te olvidas de los actores y sólo ves los personajes.

Fue en el Teatro Bellas Artes, antiguo pero muy bonito.