Auto montaje de unidades bajo Samba

Entrada rápida para no olvidar que se podía hacer y cómo lo hice, que ya nos conocemos.

Han cambiado bastante las cosas en mi lugar de trabajo y ahora tengo a un puñado de máquinas Windows accediendo a un recurso de red para compartir documentos. Este recurso está bajo el control de Samba en un servidor Linux y anteriormente era un montaje vía NFS con equiparación de identificadores de usuario, permisos y grupos.

El acceso era automático empleando autofs que configuraba también de forma automática con un paquete Debian que instalaba en cada máquina.

La única instalación cliente que me queda, al margen de mi equipo para desarrollo, seguía utilizando dicho atajo a la carpeta de red. Pero ahora necesita estar en el mismo sitio que sus compañeros por lo que he tenido que hacer un pequeño cambio en la configuración.

El archivo /etc/auto.docs es el encargado de definir dónde y cómo se accede a estos recursos. Ahora tiene el siguiente aspecto:

#
#       Mapa de montaje para documentos 
#

#empresa                -rw         docs.empresa.net:/docs/empresa
empresa         -fstype=cifs,rw,guest,uid=nobody,gid=Empresa,file_mode=0665,dir_mode=0775       ://docs.empresa.net/Compartidos
*                   -rw         docs.empresa.net:/docs/&

He dejado la línea anterior que hacía referencia a la versión con NFS. La nueva indica que cuando se acceda a la carpeta /var/docs/empresa se efectúe el montaje vía CIFS con las siguientes opciones:

  • Lectura/escritura: rw
  • Acceso de invitado sin contraseña: guest
  • Forzar el ID de usuario a nobody: uid=
  • Forzar el grupo al que pertenecen todos (Empresa). gid=
  • Definir los permisos de nuevos ficheros y directorios: file_mode= y dir_mode=.

Es necesario que exista un ejecutable mount.cifs así que es obligado instalar en el cliente el paquete cifs-utils.

Dos citas con el médico perdidas …

… por la zona horaria. Que manda narices que a estas alturas estemos así.

El caso es que hace unas semanas me presenté en la consulta cinco minutos antes de la hora de la cita para descubrir, con fastidio, que había llegado una hora tarde. Tuve que pedir disculpas -muchas- porque parecia que lo había hecho a propósito, por dejadez o vete tú a saber.

Me dieron otra cita para hoy y, oh, sorpresa, vuelvo a llegar una hora tarde. Más disculpas, más vergüenza, más confusión.

Delante del administrativo edito la cita y la sitúo en enero en la hora que me indica: las once de la mañana. Salgo de edición y me fijo que el calendario me dice que la cita es a las doce. Entro en la cita, cambio, salgo, miro, vuelvo a mirar, vuelvo a editar … Así hasta que me percato de que la primera vez que puse la cita, por alguna extraña razón, se añadió como zona horaria UTC. Y, claro, son las once UTC pero las doce en la zona España/Madrid. Y así queda. Al no crear una nueva entrada y limitarme a editar la que estaba el error se propagaba hasta casi una tercera vez.

Ya está arreglado, menos mal, y espero ser atendido sin mucho cachondeo el próximo día.