Un registro de logros como idea

La expresión inglesa brag document que yo he traducido por registro de logros es una de esas ideas que me han despertado emocionalmente esta mañana.

Ha sido en Twitter donde me he encontrado una publicación de Julia Evans que no he podido pasar por alto. En su blog la describe a fondo y creo haber entendido lo principal para poder imitarla.

Tal y como lo veo esta chica (a la que merece mucho la pena seguir) cuenta en su artículo que existe la idea de que si haces un buen trabajo, algo brillante incluso, la gente debería reconocerlo y felicitarte por ello o incluso recompensarte de alguna manera. Y no, la realidad es que algo así es bastante raro. Ni siquiera tú mismo te acuerdas de todo lo que has conseguido en tu trabajo así que es difícil que los demás lo recuerden en su conjunto a pesar de que, y esto es cosecha mía, la labor de muchos jefes, jefecillos y capataces es precisamente esa: recordar quién hace y quién no.

Así que Julia propone crear un documento compartido con la persona apropiada donde ir registrando aquello que has estado haciendo de manera que pueda ser consultado o esgrimido como defensa en el futuro.

En el artículo proporciona una plantilla para un documento de ese tipo muy adaptado a su entorno de trabajo por lo que es casi descartable en su totalidad para mi caso particular. Aún así me sigue pareciendo una idea magnífica a la que no cuesta mucho dar forma y con más valor según tiempo pase en uso.

El artículo tiene cierta extensión por lo que sólo voy a comentar de pasada algunos puntos que desarrolla.

  • Compartir sin miedo el documento con tu jefe o jefa. Muy útil para ellos si se realiza un cambio en la jerarquía.
  • Compartirlo con tus pares si en el entorno en el que estás emplean ese mecanismo de revisión entre compañeros. Ni de lejos me acerco a eso.
  • Explicar la imagen global. Interesante porque en ese punto es en el que me pierdo mucho. Son tantas las cosas que debo atender que al final se desdibujan en un montón de intentonas poco vistosas (aunque útiles).
  • Emplearlo para encontrar patrones en tu trabajo: en qué aspectos has hecho más hincapié y cuáles te han sido más satisfactorios, por ejemplo. Sería provechoso para mí si consigo encontrar un esquema cómodo.
  • Aconseja no olvidar el trabajo difuso o poco concreto. Aquél en el que has gastado también tiempo pero que no se puede considerar como un proyecto terminado. Esta idea me gusta.

Y habla de otros usos y da algunos consejos sobre cómo interactuar con los demás empleando el documento pero dado que estoy solo no es demasiado útil. Tal vez extraiga algunas enseñanzas, no lo descarto.

Y al final Julia incluye una plantilla para crear el citado documento. Emplea una aproximación anual y lo distribuye de la siguiente forma:

  • Propósitos para este año
  • Propósitos para el siguiente año
  • Proyectos: para cada uno de los cuales indica:
    • Cómo ha contribuido a ellos
    • Qué impacto ha tenido el proyecto
    • Qué resultados ha tenido, incluyendo una revisión tiempo después para ver qué ha sido de él
  • Colaboraciones con los demás
  • Diseños y documentación en los que has intervenido
  • Cosas que has hecho para mejorar la empresa en la que trabajas
  • Lo que has aprendido
  • Tus logros en el exterior: publicaciones en blogs, desarrollos de software o cosas que aunque no tengan que ver con tu trabajo te han resultado satisfactorias en tu vida personal. Menciona que hay personas que mezclan vida personal y profesional en documentos de este tipo.

Según iba leyendo estaba pensando en la forma de llevarlo a cabo. Ya hice uso de programas como Libreoffice para gestionar documentos de fácil edición con resultados bastante buenos a nivel de índices y numeración de páginas. Otra cosa es mi constancia, que suele tender a escasear porque cualquier cosa brillante y chula me desvía de mis objetivos pero puede merecer la pena.

Referencias

2 respuestas a «Un registro de logros como idea»

    1. La he leído esta mañana y me ha gustado mucho. ¡ Has hecho una barbaridad de cosas interesantes ! ¡ Qué envidia ! Yo voy a intentar imitarte aunque lo tengo más difícil porque no todo está en repositorios y no puedo consultarlo como tú.

      Supongo que al final terminaré creando un documento en sí; le estoy dando muchas vueltas al formato y a qué y cómo registrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *