Hígado de ternera a la plancha

image Seguir leyendo

Revuelto de espárragos trigueros

image Seguir leyendo

Ensalada de legumbre: judía pinta

Seguir leyendo

Carrillada de cerdo

Volvemos con otra receta de las que he hecho siguiendo los consejos de la abuela Carmen. He tenido que improvisar y pedir ayuda a su hija porque había aspectos que no me quedaban nada claro.

Véase aquí la receta original:

Se pone la carne en una olla con agua fría, un par de hojas de laurel y unos cascos de cebolla. Se deja cocer como unos 5 ó 6 minutos, se saca del agua que tiramos y en la olla se le pone aceite, cebolla y media picada, 3 ajos picados, pimienta negra y laurel se le da una vuelta e inmediatamente se le agrega la carne escurrida. Se sofríe todo con sal y se le agrega un vaso de vino y, una vez evaporado el vino, se le pone agua y se cuece en la olla unos 15 minutos.

Este guiso se puede hacer con cualquier tipo de carne magra.

Ingredientes

  • Carrillada de cerdo (donada generosamente por mi ex, pero se acepta cualquiera).
  • Cebollas
  • Laurel
  • 3 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • Aceite
  • Sal

Preparación

  1. Se pone un olla con agua fría y se echa la carne, los cascos de cebolla y el laurel.
  2. Se deja cocer como unos cinco minutos.
  3. Se tira el agua y se escurre la carne.
  4. Echamos aceite en la olla, cebolla picada, ajos picados y la pimienta y se le da una vuelta.
  5. Inmediatamente después se echa la carne y se sofríe con sal.
  6. Se le agrega un vaso de vino y se espera hasta que se evapore.
  7. Entonces añadimos agua para cubrir la carne y cerramos la olla.
  8. Se cuece en la olla -con presión- durante unos quince minutos.

 

Arroz blanco sin pretensiones …

… porque veo que empiezo a usarlo mucho y no lo tengo registrado.

Seguir leyendo

Higaditos de pollo (con arroz blanco)

Receta de la abuela Carmen recuperada tras un poco de arqueología digital.

Seguir leyendo

Huevos rotos (sin jamón) …

… y esta vez de mi propia cosecha. Las cantidades están pensadas para dos personas con hambre.

Seguir leyendo

Reconstruyendo el robot vigía del coche …

… un regalo que me hizo Laura mucho tiempo atrás. No sé cuánto tiempo con seguridad. ¿ Cuatro, cinco, seis años ? Ni idea.

Lo hizo en el colegio y lo puse en el coche, sobre el salpicadero. Le decía que era el robot que lo vigilaba y así estuvo allí mucho tiempo.

No sé cuándo pasó del salpicadero a la guantera. El caso es que el pobre padeció todo tipo de tropelías y abusos allí dentro y pensaba hace ya tiempo rescatarlo y reconstruirlo. Ayer me decidí.

Su estado era el que puede verse en la fotografía: un asco.

IMG_20160517_174551

Separé la base, que lleva la firma de Laura, extraje trozo a trozo el envase de yogur que le servía de esqueleto y, con cuidado, saqué los brazos y las antenas.

Me comí un yogur y lavé y sequé el envase. Luego lo introduje, le practiqué orificios en los lugares que tenía el anterior y situé brazos y antenas en su sitio. Me costó un poco que se mantuviesen hasta que pude hacerles una especie de nudo en el interior.

Una vez que recuperó cierto volumen limpié la base del pegamento anterior, rellené el cuerpo de arroz (originalmente estaba así) y procedí a pegar con cuidado la tapa.

El resultado es el siguiente a falta de pintar un poco la parte de la base.

robot vigia

Episodio IV

Anteriormente

Cuando vio a su hija no pudo reprimir también un grito. La niña permanecía muy quieta, temblorosa, junto a una masa oscura, más grande que ella y cubierta de escamas, de la que salían pequeños tentáculos que se movían muy suavemente.

Ojos, pequeños ojos aparecían por toda su superficie. Sin orden aparente se abrían y cerraban. Y dos hendiduras, como bocas, se dejaban ver al mismo tiempo.

Seguir leyendo

Episodio III

Episodio anterior

No era una tormenta otoñal. Era un muro oscuro, frío y húmedo que se desplazaba muy rápido hacia ellas. Con miedo corrieron entre arbustos hasta alcanzar la base de un promontorio. Allí se vieron empujadas a internarse entre rocas y ramas hasta deslizarse por una grieta buscando suelo seco. Y lo encontraron junto con un intenso olor dulzón.

  Seguir leyendo